En sus primeras visitas a Inglaterra, Engels y Marx quedaron abrumados ante el desarrollo del paisaje industrial de Inglaterra, pionera en la explosión fabril del siglo XIX. Alemania se incorporaría más tarde al frenesí de la producción industrial en serie, que en ciudades como Manchester, pionera en el tratamiento textil del algodón, avanzaba con fuerza desde finales del XVIII. En Manchester viviría el propio Engels, y en ella fundaría prósperos negocios al calor del negocio algodonero. Pero la ciudad británica merece una visita no solo para indagar en ese pasado industrial, sino también para seguir la ruta de las bandas que a partir de los años ochenta le dieron un inesperado protagonismo a unos paisajes urbanos que reflejaban el fracaso de las políticas de recuperación de la posguerra.

9.00 Desayuno inglés

En el Northern Quarter encontramos un café que ojalá tuviera su equivalente en otros lugares: el Koffee Pot (1), en el 21 de Hilton Street. Estética rock garaje para disfrutar de un verdadero desayuno inglés, con huevo frito, salchichas, baked beans (judías en salsa) y una suerte de morcilla. Siete libras, tostadas con mantequilla y té que seguramente disfrutaron en su día los hermanos Gallagher antes de ser Oasis.

 

Corpus Christi (en latín, "Cuerpo de Cristo") o Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo, antes llamada Corpus Domini ("Cuerpo del Señor"), es una fiesta de la Iglesia católica destinada a celebrar la Eucaristía. Su principal finalidad es proclamar y aumentar la fe de los católicos en la presencia real de Jesucristo en el Santísimo Sacramento, dándole públicamente el culto de adoración (latría) el jueves posterior a la solemnidad de la Santísima Trinidad, que a su vez tiene lugar el domingo siguiente a Pentecostés (es decir, el Corpus Christi se celebra 60 días después del Domingo de Resurrección). Específicamente, el Corpus Christi es el jueves que sigue al noveno domingo después de la primera luna llena de primavera del hemisferio norte. En algunos países esta fiesta ha sido trasladada al domingo siguiente para adaptarse al calendario laboral.

 

El palacio real más antiguo de Europa, una suntuosa casa renacentista que recuerda el poderío de la Sevilla del siglo XVI y dos hitos de la Exposición Iberoamericana de 1929 se convierten en improvisados escenarios para "elevar al máximo la emoción que nos aporta la música", en palabras de Lupe Gil-Toresano, directora de Musicaemoción, una empresa que nació hace seis meses en la capital andaluza.

La aventura comenzó con el recital de Alberto Cortez en el hotel Alfonso XIII el pasado 18 de septiembre y continuará esta semana, del 6 al 8 de marzo, en el palacio Salinas, un recoleto espacio que permite al público oír a los cantantes, acompañados de un piano, sin micrófonos y sin la lejanía que imprime un escenario. "Para el espectador será como estar en una fiesta privada", apunta Gil-Toresano, quien ha creado Musicaemoción junto al cantaor sevillanoManuel Lombo, discípulo de Naranjito de Triana y de José de la Tomasa.

Joana Jiménez abrirá el viernes 6 el ciclo Copla en Palacio. El programa en el palacio renacentista de Salinas continuará con las actuaciones de Antonio Cortés (día 7) y Laura Gallego (día 8), todos nuevos exponentes del género y salidos del programa Se llama copla, de Canal Sur Televisión. Después de este ciclo, Manuel Lombo ofrecerá, el 14 de mayo, un concierto dedicado al poeta Rafael de León (Sevilla, 1908-Madrid, 1982) en el que se reivindica su papel dentro de la Generación del 27; frente a su faceta más conocida de letrista de copla en el trío Quintero, León y Quiroga. El espectáculo contará con la voz en off de la cantaora Estrella Morente, quien ha grabado varios poemas de León.

Radio Online

 

 



LOWE USA